Tipos de carteles de publicidad

Diseño de Carteles y tipos de carteles para hacer publicidad

Para empezar vamos a ver qué es un cartel, por supuesto de publicidad, que es el tema que nos ocupa en este artículo.

Un cartel se puede definir como un material de tipo gráfico que va a transmitir un mensaje, y que se utiliza en sitios públicos con el fin de anunciar, informar o publicar algo. Algunos estudiosos definen a los carteles publicitarios exteriores como “un grito en la pared”, el cual llama la atención de las personas “obligándolas” a percibir un mensaje.

Pero también hay quienes lo definen como un susurro que ligado fuertemente a los intereses de las personas, penetra en sus conciencias y le induce a adoptar la conducta sugerida por el cartel.

En términos generales un cartel de publicidad es una unidad estética que se forma por imágenes de gran impacto con textos breves.

Los carteles de publicidad tienen como función, enviar un mensaje al espectador con el fin de que éste lo capte, recuerde y actúe en forma concordante a lo sugerido.

posters

Modelos de Carteles

Hay diversos tipos de carteles publicitarios, vamos a describirlos y tratar de explicar para que sirve o cual es la finalidad, con la que se hace cada uno de los diseños.

1.- Carteles Informativos

Este cartel tiene la finalidad de comunicar eventos, conferencias, cursos, reuniones sociales, etc, en donde el texto tiene preferencia. Los carteles informativos son muy utilizados en la publicidad de escuelas de formación, de discotecas, eventos musicales, eventos culturales, o para lanzamientos de nuevos trabajos musicales.

poner carteles

Imagen 1 . Ejemplo de carteles de conciertos (Madrid) . Imagen 2. Como poner carteles (Barcelona y Valencia)

2.- Carteles Formativos

En estos carteles las imágenes tienen mayor importancia, propicia el establecimiento de hábitos, actitudes de confianza, actividad, esfuerzo y consciencia. Un ejemplo son los carteles de propaganda electoral.

carteles greenpeace

Esta campaña de pegada de carteles en Barcelona para Greenpeace, de la campaña

“La protesta también es democracia”, es un ejemplo de carteles formativos.

Todo tipo de cartel de publicidad tiene que causar un efecto psicológico en el individuo que lo está leyendo o viendo. Debe estimular al espectador-receptor para que se oriente hacia lo que se pretende con el mensaje de comunicación, y tiene que causar el mayor impacto posible para que perdure el mensaje. Si además incorpora un código QR, estaremos permitiendo a que el el público aumente la información conectándose a internet desde su teléfono móvil e, incluso, podemos dirigirlo a una página en la que puede comprar el producto (servicio…) con solo unos clicks; o solicitar más información de manera muy ágil.

Es importante considerar que para tener un buen diseño, se debe pasar por un proceso.

Es decir, el diseño no se da porque sí, se construye en base a su público objetivo, objetivos de comunicación, momento, competencia, oferta, precio, contexto, colores corporativos del anunciantes e identidad visual, campañas anteriores, necesidades a cubrir y razones por las que la propuesta las cubre.

El objetivo principal al desarrollar un diseño para un cartel de publicidad es entregar un mensaje al receptor. Es muy importante también analizar al receptor o receptores para elegir un código de comunicación lo más adecuado posible para transmitir el mensaje.

ejemplos de carteles

Información para hacer carteles

Se debe tener toda la información posible sobre el tema a tratar. Recuerda que esta es la materia prima de la creatividad, que viene definida desde los objetivos de marketing del anunciante, y que tendrá total influencia en el arte y diseño final..

Recuerda que el diseño se encuentra en constante transformación, propone tendencias nuevas, y los espectadores ahora son más exigentes por lo que en ocasiones se requiere que los carteles de publicidad sean algo más creativos y con colores llamativos, que puedan captar la atención de determinados públicos, y tener mayor identificación con lo que se quiere decir en él. No obstante, es un error muy común y a evitar, lógicamente, que la parte visual (imágenes, dibujos…) destacan sobre el mensaje, absorbiendo su atención. Y el mensaje textual debe ser, a nuestro entender, siempre la parte dominante. La más importante y en la que se comunique claramente, en no más de 7-8 palabras, qué se propone en el cartel y en qué va a beneficiar al público.

Enter your keyword